miércoles, mayo 05, 2010

Mayo

Pintar es una necesidad interior y a la vez un oficio. No me cansaré de decir que los desvaríos de la pintura contemporánea se deben a esa falta de tesón, de silencio disciplinado. La pintura es un largo proceso que consiste en lograr que cada color, comparable a una nota de música, se combine con los otros colores y produzca conjuntamente con ellos el sonido apropiado. Los colores solo existen, sí, en relación con los demás. Es como música, si das un tono, sol mayor o sol menor por ejemplo, todo cambia. Cuando hay otro color, algo pasa. Insisto: un color solo asume su función, su timbre, por así decirlo, cuando hay otro a su lado.

Balthus, memorias. (Edición de Alain Vircondelet)

5 comentarios:

una xana dijo...

A veces, mientras buscamos el camino, sentimos que otros han encontrado los colores o las palabras que tanto anhelabamos.
Pero por mucho que nos sintamos identificados ,solo si realizamos nuestra propia busqueda habremos satisfecho realmente esa necesidad interior que nos empuja a expresarnos.
Un abrazo .

Ogigia dijo...

parece que estabas con mi rosa mágica

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Así es Xana, es un camino que hay que recorrer en solitario, aunque a veces te acompañe alguien como guía.

Hola Marian, se parece, verdad?
Un beso.

Las manos de Sca by Virginia Isabel dijo...

Me encanta. La verdad es que hoy en dia eso de la pintura es como que es de lo mas normal y que cualquiera pinta. y ale todos somos unos artistas. Y vamos nadie lo sera en la vida. Siempre es mejorable.
En la uni es lo que veo. Todo el mundo de chulo que yo se, que nadie tiene que decirme nada, ni los profes... yo vendo aqui y me hago millonaria.
y luego si dices que estudias bbaa bueno.... o que bonita carrera no sera dificil, y luego que haces con eso?
Nadie nos entiende o por lo menos a mi. Lo hago porque si no pinto un garabato al dia, no soy nadie, me falta algo de mi.

Se me ha ido la olla jajajaj XD

Besujis!!!!

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Pues eso es lo más importante, no perder la ilusión, te recomiendo este libro Virginia, seguro que sacas muchas conclusiones de el.
Un beso

Archivo del blog