miércoles, junio 24, 2009

Agrigento

Grafito sobre papel Caballo, 70x50


Agrigento.

En el atardecer de un día de Septiembre

desde las ventanas del Hotel Colleverde:

Pinos solitarios,

el campo de olivos sarracenos,

el horizonte curvo del mar africano,

brillando como la estela de las antiguas naves,

el silencioso y vasto espacio

que nos ve vagar en dulce y extraviado rapto.

Y más allá la hondura del abismo,

el desierto surcando las urbes bajo rayos de plata.

Nuestras pisadas trocean – todavía más-

las escasas piedras.

Y el polvo que levantan son como cenizas aventadas.

El día yo revoloteaba como una luciérnaga,

mientras el disco solar incendiado

comenzó a rodar veloz en este valle

como por el pasillo pulido de una bolera.

Y entonces las columnas de los templos

al pasar entre sus hileras se estremecieron.

¡Oh techumbre desmoronada del palacio de la noche!

César Antonio Molina, Las ruinas del mundo

10 comentarios:

cardesin dijo...

Jose
Gracias por el texto que acompaña al brillante dibujo un conjunto impresionante!!!
Un saludo
jk

NoNo dijo...

El dibujo muy logrado, invita al espectador a entrar en ese espacio lleno de misterio. De aquí tiene que salir una acuarela fabulosa.
saludos!!

Madame X dijo...

Evocador dibujo que testimonia lo efímera que es cualquier gloria humana.

Lo que daría por pisar esas ruinas.

Bellísimo.

Nes dijo...

Si no podemos evitar que caigan columnas, al menos tenemos la suerte de que algunos artistas unáis palabras, música, trazos...que consiguen trasladarnos, y resucitarlas de una manera especial, con nostalgias o nuevas historias...
Gracias jose por tejer la tela que envuelve todo de esta manera...

Tu dibujo, es excelente, es para verlo en detalle, sus variaciones, su diferente forma de crear los volúmenes desde la zona más oscura a la más iluminada. Poderosos a la vista se hacen los capiteles corintios, pero las columnas son...para no perdérselas, cómo surgen creadas de distinta manera, aunque parezcan iguales no lo son, cada una se rodea de una forma diferente para que las podamos observar desde tus ojos. Me parece un señor trabajo, enhorabuena.
Un abrazo

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Juan Carlos, muchas gracias, eres muy amable.
Un abrazo

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Gracias Nono, pues es posible...
Un beso

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Vanitas vanitatum omnia vanitas, hola Madame, bueno.. podria considerarse un poco como una especie de "vanitas arquitectonico" pero quizás no sea esa mi intención, una especie de llamada a la reflexión sobre lo efimero de la condición humana.
Más bien es una fascinación por las ruinas, me resultan tremendamente evocadoras.
Me encantan los trabajos de Piranesi, por ejemplo, el celebre arquitecto y grabador del XVIII.
Un beso

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola Nes, gracias a ti, la musica me gusta mucho, es de un compositor ingles llamado Willian
Vaughan, que aparte de hace musica incidental, este es un trabajo sobre Thomas Tallis, para la pelicula Master and commanders, tiene una pequeña pieza llamada "el vuelo de la alondra" que es una preciosidad, no conozco más de el.
Los capiteles centran la atención, pero creo que no seria igual sin el fondo que los rodea, no sé, todo hace un poco, me gusta como han quedado las columnas y el fondo, ya lo sabes...
Un beso

Ogigia dijo...

Me gusta mucho el dibujo, un beso Ogigia

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Muchisimas gracias Maria Antonia.
Un beso.

Archivo del blog