miércoles, mayo 13, 2009

Lilas

Acuarela, 27x17

8 comentarios:

siete dijo...

José Antonio, siempre me sorprendes, encuentro muy bien entonada esta acuarela, y como no podía ser menos, muy bien ejecutada...Es preciosa...
Un abrazo

Enrique

MaleNa Ezcurra dijo...

El olor a lilas impregna el aire.


Un abrazo.

Anónimo dijo...

Lilas... tienen su punto melancólico y solitario. Quizás porque le gustaban a madre... y ya no está.
No me gusta el lado izquierdo tan oscuro es como si restara protagonismo a la flor y está tan oscuro... Besos. Morgana

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Muchas gracias Enrique, no me salió lo que quería, pero bueno... aquí la pongo, intentaba que las flores absorbieran el color del entorno, al final... no lo he conseguido.
Un abrazo.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Muchas gracias Malena.
Un beso.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Si, un poco melancólicas si son, bueno quizás mas bien los melancólicos son los ojos de quienes las miran.
Besos Morgana

una xana dijo...

Creo que te he contado que tengo un lilo en mi fuente.
Es pequeño, el año pasado dio una flor, pero este año han salido dos.
Yo hubiese preferido un ramo enorme, lleno de preciosas lilas, pero…. son cosas de la naturaleza!
Ni siquiera las xanas podemos hacer que esta cambie su ritmo: hay que esperar y tener paciencia.
En tu jardín pasa algo parecido: a veces hay ciudades, a veces hay personas, a veces estatuas y otros seres mitológicos…pero si sabes esperar, como en la naturaleza, siempre encontraras en el hermosas flores ¡
Hoy me he encontrado con tus lilas, que parecen salir de un discreto rincón, quizás algo oscuro, en busca de la luz, para mecerse en sus brazos y regalarle sus perfumadas caricias.
Tal vez son lilas para enamorados, para acompañar una dulce espera contemplando sus delicados colores o para recordar un calido beso con la dulzura de su perfume.
En cierta forma, creo que las lilas se parecen a ti: discretas y humildes, pero persistentes…sabes que son las flores que mas tiempo duran?
Al final otras flores perecen, pero ellas continúan ahí con su embrujo…lo mismo que tus obras.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Muchas gracias Xana.
Un beso muy fuerte

Archivo del blog