miércoles, septiembre 03, 2008

Toledo desde la Vega Baja.


Acuarela, 95x47

9 comentarios:

P. dijo...

Jose, no me había percatado del tamaño de ésta acuarela. Qué bueno el trabajo de perspectiva manejando el color.
Me temo que el día que haga una visita guiada a toda tu obra, no me van a quedar horas para dormir.
Un abrazo. P.

P. dijo...

Por cierto, ¿y la vega alta?

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola P, este es un trabajo relativamente grande, en sintonia con otras vistas parciales que tengo, la foto es mala, me gusta este trabajo por que he utilizado soluciones un tanto peculiares que no se aprecian bien tan pequeño, casi como trampantojos.
La vista es desde un paraje denominado Vega Baja, en este lugar quedan importantes restos romanos y era la ubicación del Toledo visigodo, del que estan apareciendo restos ahora, bueno, todo esto es un poco largo, si quieres te lo cuento otro dia.
Un beso!

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola P, este es un trabajo relativamente grande, en sintonia con otras vistas parciales que tengo, la foto es mala, me gusta este trabajo por que he utilizado soluciones un tanto peculiares que no se aprecian bien tan pequeño, casi como trampantojos.
La vista es desde un paraje denominado Vega Baja, en este lugar quedan importantes restos romanos y era la ubicación del Toledo visigodo, del que estan apareciendo restos ahora, bueno, todo esto es un poco largo, si quieres te lo cuento otro dia.
Un beso!

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Pues desde la vega alta no he pintado nada, si desde unos cerros proximos.
Que guapa sales en la foto.
Un beso

P. dijo...

Jose, oriéntame por dónde encontrar los trampantojos, quiero ver de cerca la acuarela y con más cuidado. No sé si predestinaste tus variantes en la técnica, no sé si elegiste la vista desde la vega baja porque se prestaba muy bien a lo que habías ideado...aunque quizá fué saliendo un poco sobre la marcha, eso que te suele ocurrir cuando esperas a ver qué te pide...
Un abrazo

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola P, Toledo parece un decorado desde aqui abajo, real pero un poco fingido, si, fue todo saliendo sobre la marcha, creo que es un aliciente más, ir resolviendo problemas según van surgiendo y aqui me surgieron muchos, tantos que la abandoné varias veces para retomarla dias despues, es una acuarela muy insistida, a menudo cometemos el fallo de dejar que un trozo, un efecto, un cielo, no sé, condicione demasiado el resto del trabajo, es fundamental que esto no ocurra.
Un beso

P. dijo...

Sí, creo que tienes razón. Aunque algunas veces las sorpresas inesperadas nos lleven a entusiasmarnos y a recorrer un nuevo camino con un resultado fantástico, otras nos coartan, y el mero hecho de trabajar condicionados...se te hace cuesta arriba, aunque también puede haber sorpresas agradables al final...
Esto es toda una aventura. Algunas cosas las puedes preparar, prever y hasta controlar, pero otras...
Qué mas se puede pedir, que dirían algunos.
Un abrazo!

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Pues eso es quizás una de las cosas mas bonitas de la acuarela, no te parece?
Un beso

Archivo del blog