sábado, septiembre 13, 2008

Eva



Tecnica mixta, 78x58

12 comentarios:

P. dijo...

Creo que lo que más me llama la atención de ésta obra no es su precioso color, o la fortaleza de las curvaturas y el poderío que hace que ese cuerpo se merezca ese nombre, sino cómo se desliza sobre él, como queriéndoselo quedar, la sombra que llega de la izquierda.
Un abrazo

MaleNa dijo...

Maravillos trazos esfumados.


Un abrazo.


MaLena

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Muchas gracias P, no te recuerda ese rojo a algo?
Un beso.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Muchas gracias Malena.
Un abrazo

P. dijo...

Buff, ese rojo, tú eres capaz de reproducirlo para que parezca fuego. Me gustaría haberlo visto durante más tiempo y con toda su intensidad. Tiempo al tiempo.
Un abrazo!!

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Ese rojo... seguro que vuelves a Pompeya.
Un beso

una xana dijo...

Desde que he vuelto de mi sueño veraniego, apenas si he encontrado tiempo para dar un paseo por tu jardín.
Hace días que no se nada de mi cuelebre…creo que lo he perdido.
Se supone que debía estar cuidando de mí, pero quizás al ver que no le necesitaba, se marcho para hacer alguna de las suyas.
Le encantan las jovencitas hermosas, las hechiza y las convierte en ayalgas que le alegran la vida con sus cantos y además le cuidan sus tesoros.
El otro día cuando vine a ver tus hortensias, vi que había dos hermosas jóvenes que yo no conocía: Eva y Marta, aunque hoy hay otra más, esa a la que has llamado Verano II...curioso nombre.
Apenas si he podido hablar con ellas un rato, lo suficiente para comprobar que seguían aquí, sanas y salvas.
Teniendo en cuenta los gustos de mi cuelebre, francamente, pensé que Eva en especial, tan sinuosa ella, corría peligro.
Pero veo que no ha olvidado la reprimenda de la última vez y ha respetado todo cuanto hay en tu jardín, porque aunque no lo haya visto, ya me han contado que ha venido por aquí.
No puedo quedarme mas querido auriga, es preciso que lo encuentre, tengo que poner mi bosque y sus seres mágicos en orden nuevamente.
Pero me alegro de que en tu jardín haya de nuevo hermosas doncellas que lo recorran, que se embriaguen con el perfume de tus flores y sueñen con otras vidas vividas en tus mágicas ciudades, aunque….me gustaría saber porque nunca tienen rostro?

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola Xana! que bien que vuelves por aqui...
Bueno, no tienen rostro.. pero tampoco creo que haga falta,alguna si tiene un esbozo apenas de rostro. No tengo una razón especifica para ello...
Un beso muy fuerte.

Anónimo dijo...

Donde está el texto que acompañe a Eva en su tránsito por la vida?

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola Anónimo, tengo varios preparados... no sé cual pondré al final.
Gracias por tu visita.

Anónimo dijo...

Espero que tu elección no me defraude y esté a la altura de ese mágico torso.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Espero no defraudarte, gracias, eres muy amable.
Un saludo

Archivo del blog