jueves, abril 17, 2008

Estudio de espalda femenina.

Carbon y grafito, 50x70

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Deja que entre la noche, abrazala y ella te mostrará la luz de las estrellas.
Sabes? la oscuridad no es negra, es azul.

Mityu dijo...

Me alegro tanto de que el blog siga activo... Gracias por ese estudio de espalda. Me pregunto qué magia hace posible que una espalda llegue a ser un poema sin palabras.

Ogigia dijo...

Yo te sigo contemplando, aunque no diga nada, es el silencio admirado

Anónimo dijo...

Yo nunca había logrado saber cuanto peso puede cargar esa espalda.
Mil besos
M.

Isabel dijo...

Fue una noche larga en la montaña, a la luz del fuego. Sólo yo y dos grandes mastines del Pirineo. No había luz, sólo sombras calladas y mi nostalgia se fue desgranando por otros lugares queridos...

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Gracias anonimo, dejaré que entre la noche, si.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola Mityu, gracias por volver y por el comentario... eres muy amable, escribir no es lo mio, no encuentro palabras para describir cosas, me cuesta mucho, como si perdieras los lapices de colores, justo los que necesitas, por eso admiro tanto a la gente que escribe.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola Maria Antonia, por la razón anterior... la admiración es mutua.
Un beso.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola M. y siempre se puede un poco más.
Animo y un beso muy grande.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola Isabel, la nostalgia.. siempre va a los lugares donde esta agusto, a sus querencias naturales.
Un beso muy grande.

Anónimo dijo...

Es perfecta para dejar que caiga una gota de perfume desde la nuca.

Un abrazo. P.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola P.
Si verdad?
Un abrazo.

Archivo del blog