sábado, marzo 15, 2008

Sirena

Acuarela, 110x80



En el acto la sirena sintió miedo y eso mismo le hizo comprender que ya no era inmortal, pues jamás una sirena había podido sentirse amenazada por nada. Pero los acontecimientos no la dejaron arrepentirse. Un hormigueo violento se precipitó de su cintura abajo desnudándola de escamas. Un rayo subió desde el fondo de las aguas y divido su cuerpo inferior en dos mitades. Sintió que se hundía y se asió a la roca con los brazos, haciendo un esfuerzo hasta salir del agua y tenderse en seco sobre la piedra.
Jose Luis Sampedro, fragmento de La Vieja Sirena.

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Sublime...como siempre.
Te cuento una historia:
Como cuenta la leyenda, hace siglos a la orilla del Báltico llegaron dos hermanas – sirenas que vivían en las profundidades del mar. Eran mujeres muy guapas pero en vez de piernas tenían colas de pez. Una de las hermanas decidió navegar más lejos a los estrechos de Dinamarca, donde se quedó hasta hoy en día. La podemos ver sentada sobre una roca a la entrada de puerto de Copenhague.

La segunda sirena llegó a Gdansk. La leyenda cuenta que precisamente a las pies de la Ciudad Vieja de hoy salió del agua a la orilla de la arena para descansar, el lugar que vio le gustaba tanto que decidió quedarse allí.

A la sirena de Gdansk se le volvió oscura la piel. Sin embargo a la sirena de Copenhague la piel se le volvió de color rosa. Unos dicen que por amor y otros que a causa de unos trolls.

Muchos besos
M.

Anónimo dijo...

Vaya...parece que ésta sirena llegó también a un puerto donde un pincel le llamaba. Creando su piel, le dieron luz y la envolvieron de penumbra, pero no de tristeza, se coloca queriendo avanzar, queriendo no ya sólo poder caminar sino seguir haciéndolo, con delicadeza, con cierta candidez...
Todo un gusto, Jose.
Cantarán éstas sirenas, M?

Un saludo. P.

Anónimo dijo...

Ya sabia que habia marineros en Toledo, pero sirenas... Crees que podra sobrevivir...?
S.

Ogigia dijo...

hummmmmmmmmmmmmm, jo, me gusta la imagen, pero el texto tambiénnnn

Anónimo dijo...

Qué sitio...a las pinturas le acompañan textos que nos acercan a la mirada del artista. Hay escritos dentro y fuera, compartiendo inspiración.
S...ésta sirena sí podrá sobrevivir...porque está hecha con agua....
Un saludo. P.

Anónimo dijo...

Supuestamente sólo Ulises las escuchó cantar y no sucumbió. Kafka lo dijo de otra manera, que lo terrible de las sirenas no era su canto, si no su silencio.

M.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Gracias M por tu comentario y por contarnos esta historia tan bonita.
Muchos besos.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola P, gracias por tu comentario, si, claro que cantan, te lo aseguro.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola S, y... por que no?

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola Maria Antonia, me gustó mucho este libro... gracias

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Gracias P eres muy amable, si, esta hecha con agua... es un trabajo casi liquido, no tiene mucho pigmento, creo que debe ser asi.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola M. Ulises era astuto... pero cuanta razón tiene kafka.

Anónimo dijo...

Definitivamente va a ser peor el silencio.
Me parece todo un mérito crear ese volúmen de cuerpo y esa epidermis con poco pigmento. Supongo que habrá un momento en el que has conseguido lo que buscas, y tu obra no necesita más. Si no pide más hay que complacerla. Aunque hay que ser hábil para entender...
Un saludo. P.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola P. pues verás, siempre empiezo sin un dibujo previo, llevo ideas, por supuesto, pero dejo que el agua fluya, encajo con un siena tostado muy diluido, es un color que me encanta, parece muy rabioso pero luego seca y apenas se nota, el trabajar sin dibujo previo me recuerda un poco a la talla directa, tando en madera como piedra, vas colocando los elementos y luego, mas adelante, vuelves a ellos, la luz te da el volumen debes trabajar en negativo, poco a poco la figura emerge de las profundidades del papel y poco a poco, ves que se encuentra comoda en el,no pide nada, en ese momento... es quizas cuando debes dejarlo.
Pese al poco pigmento es importante cuidar la epidermis, buscar riqueza en los acabados y texturas, que el ojo se sorprenda.
Un saludo P

Sintagma in Blue dijo...

mujer-pez
pintor-luz

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Pura... un beso

Anónimo dijo...

Gracias Jose...me encanta cuando te explayas así.
Bueno, que se sepa que trabajar en negativo no se refiere al estado de ánimo.
Un saludo.P.

Silvia. dijo...

El fantástico mundo misterioso, siempre acompañado de alguna criatura especial, en este caso las bellas sirenas, fantástica la imagen.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

De nada P, ya ves...
Ah, si, me referia a trabajar en negativo, es decir reservando los claros, si, buena puntualización, nada de animos negativos.
Un saludo.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Gracias por tu visita Silvia, no creas que las criaturas especiales habitan solo en un mundo fantastico...
Un saludo

Anónimo dijo...

Au large dans la mer, l'eau est bleue comme les pétales du plus beau bleuet et transparente comme le plus pur cristal; mais elle est si profonde qu'on ne peut y jeter l'ancre et qu'il faudrait mettre l'une sur l'autre bien des tours d'église pour que la dernière émerge à la surface. Tout en bas, les habitants des ondes ont leur demeure...
S.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Merci S, Il Est très beau.

Isabel dijo...

Las leyendas no siempre son fruto de una realidad sucedida. José Luis cuando escribió su maravilloso libro La Vieja Sirena, ya sabía que ellas habían huído, quizás para siempre, quizás sólo hasta que el niño que nada sin cesar hasta la rayina, las vuelva a escuchar.

Yo me sé también una leyenda, quizás un cuento, quizás nada..

Se dice que una playa lejana, en noches de luna llena, cuando las estrellas bajan hasta la mar, si te sientas callado en la orilla y dejas perdida la mirada, allá en las rocas, se ve brillar su cola de plata y entonces, en esa hora fría, las oyes cantar suavemente, casi susurrar, y si por un momento cierras los ojos, te arrastran mar adentro, a sus cuevas oscuras, de donde nunca se sale. Así se pierden los barcos que derivan, así se van muchos cuerpos amados...

Las sirenas ya no cantan, no están, se perdieron una tarde a la hora mágica de las 5. Eran las 5 en punto de la tarde... Morgana

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Isabel gracias por tu visita! me alegra mucho verte por aqui.
Creo que sirenas habrá siempre, si no.. todo seria muy triste, pueden huir, pero tambien pueden volver, incluso pueden transformar su naturaleza, todo es posible, por que no?
Un beso

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

En efecto, las sirenas no pueden vivir fuera del agua, no pueden estar bajo la luz del sol y sobre la calida arena, no es su mundo, su mundo se encuentra en los abismos oscuros, frios y turbios como su mirada, es asi y el que crea lo contrario... se equivoca.

Archivo del blog