martes, febrero 26, 2008

Sabado 23 de Febrero, por la tarde



12 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena esa foto del estudio del artista y de sus "estudios" sobre las figuras. Ese pliego blanco impone. Aunque también provoca, estoy segur@. Hay que ser muy torero.
Un saludo de P.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola P, gracias por tu visita, no sé si me conoces.. pero de valor ando escaso, quizás reconocerlo sea ya un acto de valentia.
Si, el papel en blanco es una provocación pero al menos a esto, no se le debe tener miedo...
Un saludo P

Anónimo dijo...

Al ver el retrato que le has hecho al torero...
Ahora que lo pienso, ese movimiento, con pincel en mano, con la forma que tiene, ese apoyar su punta sobre el papel, se podría comparar a un banderillero. Al menos ahí...Cómo acabará la faena, no se sabe, a veces el toro sale malo, eso dicen los expertos, pero no impide moverse con arte, dar la vuelta con el capote, esos momentos intensos de mirarse fijamente, ese ímpetu al lanzarse con valentía. y al final ¡la montera! a veces se la queda uno mismo, y otras algún afortunad@

Óle.P.
No, no tengo el gusto de conocerte personalmente

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola P, me gusta la comparación, si, la acuarela es una aventura hasta el final, es lidiar un toro imprevisible o iniciar un viaje, que aún conociendo el rumbo y destino, los avatares del viaje te pueden llevar a algun puerto inesperado.
De todos modos... soy más de acabar como Cagancho en Almagro...
Un saludo P

Leodegundia dijo...

Supongo que aunque una tela o papel en blanco impone mucho, en cuanto se da la primera pincelada deja de ser así para convertirse en algo cercano a lo que se le va dando forma y color para conseguir la obra deseada.
Un saludo

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Supones bien... pero no es nada facil empezar, te asaltan miles de dudas, algunas se van disipando otras quedaran para siempre.
Un saludo Leo.

Anónimo dijo...

Jose, también me ha gustado tu comparación con la aventura que puede ser viajar, aunque con el tiempo nos volvamos más cómodos, buscamos la seguridad en el descanso, no sé, ay juventud divino tesoro. Pintando quizá ocurra lo contrario, que el espíritu se vuelve más aventurero, se acepta bien el dominio de la técnica pero se necesitan retos para estar motivado. Tú qué piensas?
Un saludo, P.

Anónimo dijo...

Me gusta lo que ha dicho Leo, sobre la cercanía que se consigue al empezar, sí, seguramente sea la primera parada, como poner los pies en la tierra, el viaje imaginario empezó antes, llegar hasta ahí, y esas dudas que se disipan o quedan para siempre, como dice Jose. Qué sería de nosotros si no tuviéramos dudas...al menos de vez en cuando.
Quien sabe si el auriga también dudó.
Un abrazo. P.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola P., bueno... la duda es mi habitat natural, pero pese a todo siempre tienes certezas basadas en la intuición, no me suele fallar.
Siempre aparecen encrucijadas con varios caminos para elegir... toma uno y no mires atrás, aunque tardes mucho en decidirte, si la ocasión lo merece, el tiempo es lo de menos.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Buena reflexión. Buen consejo aunque no lo hayas pretendido. Buen equilibrio el que vas consiguiendo. Acabaré pensando que la duda es algo imprescindible en nuestra vida para muchas cosas.
Un abrazo. P.

una xana dijo...

hoy apenas si he podido quedarme unos minutos.
han venido conmigo los trasgus.
son duendes de mi tierra, bajitos con el gorro rojo, cojos de una pierna y muy revoltosos.
no son peligrosos, se limitan a cambiar cosas de sitio y a incordiar un poco.
apenas puse los pies en tu jardin salieron corriendo en todas direcciones y desaparecieron.
no tarde en saber donde se habian metido : en tu estudio.
de alli salia una algarabía capaz de despertar a medio toledo.
cuando abri la puerta aquello era un autentico desproposito, no habia dos cosas que estuviesen en su sitio, aunque…. reconoce que tu tampoco eres un modelo de orden.
he tenido que ponerme verdaderamente seria para lograr que arreglasen aquel desaguisado.
incluso les amenace con ponerlos a contar granos de maiz.
no se si lo sabes, pero los trasgus tienen un agujero en su mano izquierda, por ahí se escapan los granos y esa es una tarea que ellos no pueden hacer y que cuando se les encomienda, les irrita mucho y suelen desaparecer.
al final creo que lo han dejado todo bastante aceptable.
he recogido a esta panda de liantes y me he vuelto a mi fuente inmediatamente para evitar males mayores .
mientras regresabamos, me han contado que tienes montones de dibujos, que los han revuelto todos y que habia cosas muy hermosas que nadie ha visto nunca.
creen conocer a algunos de tus seres misteriosos y dicen que hay un mundo de ciudades magicas.
tambien cuentan que podria engalanar mi pelo con las hermosas flores que guardas en esos dibujos.
soy demasiado curiosa, creo que un dia, ire a ver tu estudio para contemplar esas maravillas.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Hola Xana, pues si, soy bastante desastroso, suelo trabajar en ese rincon, pero mi estudio va conmigo, es lo bueno de trabajar sobre papel, el estudio se lleva en una carpeta.
Un beso.

Archivo del blog