lunes, agosto 31, 2009

Cuaderno de Pompeya, 13

Interior, no recuerdo el nombre.
Acuarela, 38x33

miércoles, agosto 26, 2009

En verdes, 2

Acuarela, 56x25
S. Juan de los Reyes y Puente de San Martín, Toledo

lunes, agosto 24, 2009

miércoles, agosto 19, 2009

Self Portrait





Pastel, 70x50








Sócrates entró un día en el taller de Parrasio y tuvo con él la conversación siguiente: «Dime, Parrasio, no es la pintura una imitación de los objetos visibles? ¿No imitáis vosotros mediante colores los entrantes y salientes, lo claro y lo oscuro, lo duro y lo suave, lo áspero y lo pulido, juventud y decrepitud?» «Verdad dices», contestó Parrasio. «Y cuando queráis representar formas perfectamente bellas, puesto que no es fácil hallar un hombre sin imperfección, ¿no juntáis de muchos lo más bello de cada uno y componéis así cuerpos totalmente bellos?» «Tal es lo que hacemos», contestó. «Pero, ¿no imitáis lo que de más atrayente hay, lo más delicado, amable, deseable, seductor, que es el carácter del alma? O ¿es que no es imitable?» «Pero, Sócrates, ¿cómo sería imitable, dijo, si no tiene simetría ni color ni nada de lo que tú acabas de decir, si en una palabra, no es visible?» «Pues, ¿no sucede que en los hombres expresen las miradas a veces afecto y otras odio? «Me parece que sí», contestó. «Y ¿no resulta esto imitable en los ojos?» «Indudablemente», dijo. «Y ¿piensas que las tristezas y alegrías por los amigos producen en el resto de los hombres la misma expresión cuando se preocupan de ellas o cuando les son indiferentes?» «No, ¡por Júpiter!, contestó, que en la felicidad de los amigos sáleles al rostro la alegría, y en sus desgracias la tristeza.» «¿Así que es posible representar tales sentimientos?» «Perfectamente», contestó. «Y lo mismo habrá que decir respecto de la magnanimidad, independencia, humildad, bajeza, temperancia, sensatez, insolencia, grosería; porque todos estos sentimientos se reflejan en sus rostros y actitudes cuando están en reposo o en movimiento.» «Dices verdad», contestó.


Memorables o Recuerdos de Sócrates, Fragmento
Jenofonte.




Traducción de Juan David García Bacca




lunes, agosto 17, 2009

martes, agosto 11, 2009

martes, agosto 04, 2009

Archivo del blog