miércoles, octubre 08, 2008

Uvas

Acuarela, 47x66

8 comentarios:

Ogigia dijo...

qué racimo sereno

Ambar dijo...

Hola José

Es de una sutileza digna de admiración en su totalidad.

No tiene desperdicio, sos un genio de la paciencia, pero no le aflojes, vamos que puedes ir más a fondo, no sueltes el acelerador, eh!.

Un beso

Anónimo dijo...

Nostalgia de un patio emparrado
Una noche de fuego y sombras
Y el aroma de la uva cansada del calor...
Noche de mi Mancha querida en el patio de la parra
Susurrando, acariciando el amor...
Días de vendimia, de risas y cantos
Días de vino y rosas mientras nuestros cuerpos bailaban al son de la guitarra pisando la uva, emborrachándonos de su aroma...
Uvas moradas, opacas, que crujen al morder y explotan en la boca llenas de sensualidad.
Nunca nadie comió las uvas mejor que Octavia, la mujer del César.
Su exquisita belleza hacía del acto de beber la uva un acto sensual y sexual, una provocación...

Preciosa acuarela José, preciosa... Morgana

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Muchas gracias Maria Antonia.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Muchas gracias Ambar.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Morgana... muchisimas gracias.
Un beso muy fuerte!

Anónimo dijo...

No me pienso morir si tener en mi casa una acuarela tuya y ésta me tranquiliza, es sensual, ¿qué más puedo pedir?

Conoceré Castilla y a ti y más.

Sara

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Muchas gracias Sara, estaré encantado de conocerte.
Un saludo

Archivo del blog