lunes, septiembre 24, 2007

Jardines de Aranjuez, fuente de Apolo


Acuarela, 66x72

Hay en la ribera del rio una ciudad llamada Tindión; es un lugar de reunión de los dioses, y hay en el centro de la ciudad un santuario vasto y venerado. En su interior crecen acacias blancas y negras, sobre las que estan suspendidas coronas trenzadas con flores de acacia, de granado y de vid.

Hélanico de Mitilene.

13 comentarios:

Mityu dijo...

Me parece pasear entre mares verdes de luz y dorada esperanza. Al fondo hay un manantial, de que emerges regalando ese primer plano delicado.
Una belleza que me serena

leodegundia dijo...

Un cuadro apacible, fresco y luminoso. Me gusta.
Un saludo

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Gracias Mityu.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Gracias Leo

Ogigia dijo...

Como siempre, me encanta

Montserrat dijo...

Unos lugares muy hermosos que han coincidido con una mirada y una mano que sabe extraer matices nuevos. Decididamente estupendo, un nuevo Rusiñol para los Jardines de Aranjuez.

Montserrat

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Oggia, gracias

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Montserrat, muchas gracias por tu visita y comentario, eres muy amable.

Paco dijo...

gran trabajo, tiene que ser toda una delicia admirarlo en un formato mas grande.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Muchas gracias Paco

Carlos Morales dijo...

Me gusta muchísimo cómo has logrado que la luz sea luz en este cuadro, sin irrumpir en él como la luz con que Monet pintó su Desayuno en la hierba, y sin alterar ni contrastar con ese contexto de colores claros y atmósferas desdibujadas y cargadas con el alma de lo que no se vé pero se presiente...

Un fuerte abrazo
Carlos Morales

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Muchisimas gracias Carlos.

El Toro de Barro dijo...

Hoy, mi corazón es como este cuadro...

Archivo del blog